Reiki y Cáncer: ¿Beneficios Demostrados?

reiki tratamiento

Las sesiones de Reiki ayudan mucho a todas las personas, y a las que padecen cáncer, en particular. Estos últimos meses he tenido la suerte de conocer a grandes personas como Claudia, Antón, Ana, y Marc. Todas ellas conocen muy de cerca el cáncer. Algunas ya conocían el Reiki, otras no, sin embargo, todas deseaban encontrar la manera de padecer menos y encontrar una solución para estar mejor.

 

Antes de recibir Reiki por primera vez, suelen explicar cómo se sienten o cuál suele su estado anímico y, si puedo hacer un breve resumen, podría decir que, en general, la persona que padece alguna enfermedad como el cáncer, suele sentirse  muy cansada, en algunos casos tiene el sentido del gusto, olfato y/o tacto alterados, puede haber perdido la sensibilidad en las extremidades e incluso tenerlas doloridas,  puede pasar por momentos de escasos ánimos por luchar. En algún que otro caso, es posible que la persona esté  muy desanimada y con pocas ganas de tener una actitud positiva ante la vida, con miedo por la familia, puede, incluso, sentirse perdida pues ya no sabe dónde ni cómo encontrar una manera para encontrarse mejor, mejorar su calidad de vida ni, si fuese posible, sanarse.

Desde la primera sesión de Reiki, suelen empezar a sentirse algún cambio. Lo primero que comentan es que se sienten más relajados. En realidad, se sabe que el Reiki empieza por bajar la frecuencia cardíaca y la tensión arterial, lo que les ayuda a estabilizar el sistema nervioso (de hecho, algunos de mis alumnos me comentaron que existen algunos estudios ingleses de un hospital de Glasgow que lo avala. Al “sentirse más en paz”, como suelen decir a menudo,  se sienten cada vez más relajados y más serenos. Pueden comprobar cómo la tensión arterial se va regulando poco a poco, y el estrés que sienten va bajando de intensidad.

reiki tratamiento 1

Hace poco, Claudia me decía cogiendo mi mano entre las suyas: “me siento tan tranquila ahora, con más paz y endereza para hacer frente a todo esto”. En este preciso momento, entendí cuán importante era para ella, y los que sufren de cáncer así como sentirse libre de la intensidad del estrés emocional que les causa la enfermedad para volver a tener “fuerza interior” y más energía para avanzar en su camino. Algunos ya no saben de dónde sacar fuerzas, y en pocas sesiones de Reiki, se sienten diferentes y consiguen ver la situación de otra manera. Al estar más relajados, pueden ver los temas que les pre-ocupan desde otra perspectiva y, poco a poco, dejan de aplazar lo que dejaban para otro día y empiezan a realizar alguna que otra actividad.

En muchas ocasiones, el dolor suele ser intenso y el tratamiento (quimio o radio terapia) puede ser difícil, el Reiki aporta, entonces, ese momento de alivio y de paz necesario, así como ese confort que necesitan para relajarse y permitir que el dolor o las molestias cedan un poco.

En algunos casos, pudimos comprobar que la intensidad del dolor puede bajar con Reiki, incluso, mitigarlo considerablemente. Conseguir disminuir tan sólo un poco la intensidad del dolor es muy importante para una persona, cuando ésta padece una enfermedad en la que el dolor le invalida y condiciona su día a día, como fue el caso para Ana y Claudia.

Sabemos, que, hasta la fecha, no hay todavía suficientes estudios realizados para que haya un  ”impacto internacional”, como bien dice mi alumna Mireia, en cuanto a los efectos del Reiki, pero los resultados que Claudia, Antón, Ana, y Marc han vivido, para ellos y para mí, son suficientes para demostrarnos que el Reiki es una técnica efectiva, cuyos resultados se pueden notar y sentir en poco tiempo.

perfeccionamiento Reiki

El Reiki es una terapia alternativa que se adapta muy bien a cualquier tratamiento médico convencional. Incluso, ya empiezan a ser varios los profesionales de la salud que conocen esta técnica y recomiendan el Reiki también para reducir el dolor. Por lo que a mí respecta, recomiendo que la persona que acuda a la sesión informe  al médico que está recibiendo terapia Reiki por si se tuviese que ajustar la medicación (ajuste que sólo puede realizar un profesional de la salud).

 

Cada día son más los médicos e infermeras/os que conocen el Reiki e incluso que lo practican. Si te has formado en Reiki, no dejes estos conocimientos en el cajón del olvido, ¡ponlos a la práctica! Son muchos los que necesitan tu ayuda… únete a Ana y Claudia, ellas decidieron iniciarse hace unos años para auto tratarse y ayudar a todas aquellas personas en tratamiento de quimioterapia o a quien les pida ayuda. Ana se formó hasta el tercer nivel y Claudia ya es Maestra Reiki desde hace 4 años. ¡Gracias por vuestra gran labor, Ana y Claudia!, ¡Sois estupendas!

Si todavía no conoces Reiki y deseas formarte, o te gustaría recibir más información, éste es tu momento. Ponte ahora en contacto  o llama al 636.61.12.50, te informaré con mucho gusto.

Terapeuta Holística y Formadora en técnicas relacionadas con el crecimiento personal y el bienestar.

Deja un comentario

*

captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Protegido por los derechos de autor