Gokai: “Solo por hoy, sé agradecido”

Namaste Kyo Dake Wa Kansha Shite

Sólo por hoy, sé agradecido

Este tercer Gokai, te invita a observar todo cuánto tienes, cuán afortunado eres y todo por lo que puedes ser agradecido. Se suele dar por hecho tantas cosas, es tan “normal” y estás tan acostumbrado a ello que ya no se les das la importancia que debería. Cuando te levantas y la persona que vive contigo te da un beso o un abrazo de buenos días (o las dos cosas!), ¿te sientes afortunado? Cuando abres la ventana y te preparas para un nuevo día, ¿das las gracias por ello? Cuando abres tu nevera y te preparas tu desayuno o tu comida, ¿te das cuenta de la suerte que tienes? Cuando te vas corriendo a un recado o al trabajo, ¿te das cuenta de lo afortunado que eres por ir corriendo (o caminando deprisa) e ir al trabajo? ¿Te sorprendes diciéndote: Gracias por poder tenerlo o hacerlo? Estás tan inmerso en la rutina que, muchas veces, ni te das cuenta de lo que representa. Los enfados o las preocupaciones ocupan tu mente sin darte un respiro y te cambia el carácter al no dejarte sentir nada más. Cada día te levantas y te acuestas siendo el protagonista de un amanecer y de un atardecer único e irrepetible. ¿Cuántas veces has ido a verlo? Es tan maravilloso. Imagínate un atardecer espectacular en el Santuario de El Pueyo en Huesca. Es pura magia. La vista de las tierras del Somontano, un valle verde enorme se extiende a tus pies con viñedos, al fondo y los pirineos nevados al fondo recordándote la fuerza de la naturaleza, su presencia constante y fuerza regeneradora constante. La luz del día cambia poco a poco y pasa suavemente a tonos amarillos que van cambiando a naranjas, rojos hasta que todo el cielo se cubre con un manto de color negro azabache. Esos últimos instantes en los que el sol se esconde muy poco a poco y tan deprisa a la vez dejando paso a la luna, ese instante recuerda cuán efímero es cada momento y lo importante que es disfrutar cada instante ya que éste ya no volverá. Vendrán otros, pero éste, no.

Gokai Alexandra Tous

Cada instante es único. Disfrutar de ellos sólo depende de ti. Siempre que las preocupaciones o el enfado te acompañen, busca un momento para aislarte un rato, respira profundamente y observa todo lo que tienes para ser agradecido. Ser agradecido es el primer paso para lograr esos cambios que vas buscando para conseguir algo mejor. Cuando uno es agradecido, algo en su interior cambia, se transforma. Ser agradecido te permite vivir en el aquí y ahora atendiendo y resolviendo tus asuntos en su debido momento desde una consciencia nueva y plena. Tu actitud ante la Vida hace de ella algo muy especial.

Vive. Sé feliz.

Gracias Alexandra Tous

¡GRACIAS! NAMASTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Terapeuta Holística y Formadora en técnicas relacionadas con el crecimiento personal y el bienestar.

Deja un comentario

*

captcha *

error: Protegido por los derechos de autor